CONSENTIMIENTO INFORMADO

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies
Home > Vacaciones en Calella

Vacaciones en Calella
Mar Blau

Entre el Mediterráneo y la Cordillera Litoral, Calella se encuentra en un entorno privilegiado. Conocida como la Capital del turismo del Maresme es un nombre que bien se ha ganado y es que Calella lo tiene todo: sol y playa, cultura, naturaleza, tradición y una gastronomía excepcional. Su ubicación, a 50 km de Barcelona y Girona es un factor clave para el visitante, pues favorece la realización de todo tipo de excursiones y actividades, haciendo que las vacaciones en Calella sean excepcionales.

Es una ciudad cosmopolita y alegre, de clima agradable todo el año, característica que la ha hecho popular tanto a nivel comarcal como internacional. Con unas tradiciones muy arraigadas y una identidad que hacen de Calella un destino atractivo de visitar. Con plazas y espacios verdes donde pasear y reencontrarse, con una amplia zona peatonal ligada a un importante eje de ocio y comercial y 3 km de playas muy bien cuidadas de arena dorada y aguas transparentes.

Descubre los atractivos turísticos de Calella
Patrimonio Histórico y Cultural
Calella, es mar y montaña a la vez. Característica que la ha hecho especial a lo largo de la historia, y por eso ha sido tierra de romanos, de pescadores, de piratas, de comerciantes y tejedores, dejando una rica huella y muchos lugares que visitar:

· El Mercadal (Plaza del Ayuntamiento): es el punto neurálgico del municipio, lugar de encuentro y de las principales actividades populares. En origen también respondió a estas características y es que era la zona del mercado, una actividad que se le conoce desde 1338 y que se ha alargado hasta nuestros días.

· Can Giol: situado en la Plaza del ayuntamiento, es una casa de carácter privado que destaca por su estilo gótico renacentista, como puede apreciarse en algunos elementos de la fachada. Su origen lo encontramos en 1430, momento en que la villa creció hacia el mar en el sentido de Levante. Su nombre viene del último propietario, Albert Giol y Galcerán, investigador e historiador local.

· Museo Archivo Josep M. Codina y Bagué: el edificio es una gran casa solariega, construida entre los siglos XVI-XVII. Conserva el portal adintelado y las ménsulas que sostenían el matacán de defensa. Originalmente era un edificio de planta baja y una primera, bajo tejado a dos aguas. En el siglo XVII se realizaron diferentes obras de anexión: se levantó una segunda planta, se repuso la cubierta de forma unitaria y se le dio a la fachada el aspecto actual. El museo cuenta con una gran diversidad de fondos: minerales, fósiles, materiales arqueológicos, cerámica popular, azulejos, maquinaria textil, herramientas de oficios tradicionales, vestidos, bordados y el conjunto de la Farmacia Barrio.

· Iglesia de Santa María y San Nicolás: hasta el siglo XV, Calella estuvo integrada en la parroquia de Pineda de Mar y no fue hasta 1525 cuando el Papa Clemente VII le otorgó una bula para hacerse independiente. Tres años después, adquiridos los terrenos para la construcción del nuevo templo, el arquitecto asignado, Pere Suaris se ponía manos a la obra.

· Capilla de Sant Quirze (antigua capilla de San Telmo): de estilo gótico y renacentista, este edificio fue habilitado como parroquia en 1528, mientras se construía la nueva iglesia de Santa María y San Nicolás. Entre los años 1747 y 1755 volvió a hacer servicio, al derrumbarse la mencionada iglesia. Actualmente está abierta al público sólo para celebraciones especiales y conciertos.

· Can Bartrina: construida en el siglo XVI, bajo un estilo gótico renacentista, aquí nació y murió el ilustre abogado y político Francisco de Asís Bartrina y Roca. Hoy día, después de haber sido restaurada, es de uso particular y pertenece a una de sus nietas. Junto a la puerta hay una placa en honor a F. Bartrina.
Patrimonio natural
El paisaje costero de Calella es excepcional, así como los caminos que te llevan a la Cordillera Litoral, al abrigo de los contrafuertes del Parque Natural del Montnegre Corredor. La Red de Senderos y Caminos del Maresme une todas las poblaciones de esta zona, dando la posibilidad de contemplar los diferentes paisajes naturales a pie, en bici o caballo. Un total de 500 km señalizados, que complementan la oferta turística con un turismo de naturaleza y activo.

Las rutas más populares en Calella son las siguientes:

· Ruta del Esquirol: con 3 km de recorrido señalizados en color rojo, uno de los puntos más destacados por los que pasa es el Parque Dalmau. Predominan los pinos piñoneros, por eso acuden tantas ardillas. Bajo la sombra crece un encinar donde vuelan los carboneros.

· Ruta del Corb marí: con 3 km de recorrido señalizados en color azul, buena parte del camino pasa junto al mar. Uno de los puntos es un mirador de rocas donde se pueden observar cuervos marinos y gaviotas. Entre la vegetación que se va encontrando destaca la santolina, gazania, taraje, broza y los pinares donde habitan varios pájaros como el mirlo, la curruca o el petirrojo.

· Ruta de la Guilla: con 10 km de recorrido señalizados en color amarillo, entra en la Sierra de las Guilles, un corredor biológico que da continuidad a las masas forestales del Parque Natural del Montnegre. Entre los mamíferos que se pueden observar encontramos el zorro, la jineta, la ardilla, el tejón, el arrendajo, la paloma torcaz o los carboneros. Y de flora, sobre todo destacan los alcornoques, la broza y los jarales.
Fiestas y tradiciones
En Calella encontrarás desde los festivales de música más internacionales a las tradiciones más centenarias. Y es que el municipio ha sabido mantener, recuperar y innovar. Una conjunción que le da una destacada identidad que está viva durante todos los meses del año. Los primeros días del mes de junio se celebra el Aplec de la Sardana y a mitad de mes tiene lugar otra festividad dedicada a los patrones Sant Quirze y Santa Julita. También es el mes de la Feria Renacentista, haciendo honor a la cantidad de edificios destacados de esta época que se encuentran en la ciudad. Sobre todo destaca el mercado, acompañado de espectáculos y todo tipo de actividades.

En septiembre, durante la Fiesta Mayor de la Minerva, se organiza la Feria de Calella y el Alt Maresme, un punto de encuentro entre las tradiciones y productos artesanos de Cataluña. La sigue un evento con bastante repercusión internacional, el Oktoberfest Calella. Con decorados que siguen el estilo bávaro, durante tres semanas reúne bandas de toda Europa, llegando a superar los 3.000 músicos. Una fiesta donde la cerveza, la música, la gastronomía y el baile favorecen mil momentos de felicidad.

Los castellers también tienen representación, bajo la Colla de Castellers del Alt Maresme, nacida en 2013. Agrupa las poblaciones de Calella, Pineda, Santa Susanna, Malgrat, Palafolls, Tordera y Blanes. Así como los Trabucaires del Renacimiento adscritos a la Cofradía de la Virgen del Rosario. No nos olvidemos de la Colla Gegantera de Calella, y es que el municipio cuenta con gigantes desde el año 1935. Los actuales, Quirze y Minerva fueron creados el pasado 2003, con la voluntad de recuperar los antiguos gigantes desaparecidos. El Mastegamosques es otro personaje popular recuperado. Se trata de un cabezudo vestido con un traje de color rojo y verde con cascabeles y con un espantamoscas en las manos. Los tres tienen su propio baile, el cual siempre va amenizado por la música de los grallers de Calella.

Otra tradición muy calellenque, aunque también la puedes encontrar en otros municipios catalanes, son las alfombras de Corpus. Esta representación une vecinos de todas las edades, asociaciones y entidades, donde todos ponen el afán de salir a la calle para engalanar la ciudad con alfombras de flores que llenan las calles de colores y perfumes. Los diseños son muy variados, con figuras y dibujos formados con pétalos, semillas y elementos florales. La fiesta termina al atardecer, de la mano de los gigantes y cabezudos de Calella, los cuales ponen fin a la jornada, pasando por encima de las alfombras en pasacalle, deshaciéndose a su paso.

Gastronomía
La gastronomía de la costa catalana es una de las más variadas y ricas del mundo, con productos de la tierra y del mar, puedes encontrar desde los platos más tradicionales a platos creativos que son una verdadera explosión de sabores. En Calella entre los más populares encontramos el arroz negro y el suquet de pescado.

Un buen sitio desde donde conocer el producto de proximidad es el mercado, en el que se pueden encontrar los mejores productos de la Costa del Maresme: las fresas de Vallalta, las cerezas de en Roca de Arenys de Munt, los tomates 'pometa', los guisantes de Mataró, las habas de Caldes de Estrac, las judías de Malgrat de Mar, las setas del Baix Maresme, la uva DO Alella o las gambas y cigalas de Arenys de Mar.

El edificio que alberga el Mercado Municipal es novecentista, obra de Jeroni Martorell, y cuenta con una superficie comercial de 449 m2. Está abierto al público de martes a sábado. Por otra parte, el Mercado Semanal en Calella se realiza en sábado. Hay setenta paradas, donde predominan los puestos de fruta, verdura y ropa. También se encuentran embutidos, equipamiento para el hogar, flores y plantel. Se ubica en la Plaza del Mercado.
Sol y playa
Calella es un perfecto destino de sol y playa, con la Playa del Garbí, la Playa de las Rocas y la Playa Grande, encontrarás desde tranquilidad hasta todo tipo de actividades. ¿Las conoces?

· Playa de las Rocas: con una longitud de 750m, goza de un entorno privilegiado y exclusivo y es que si buscas calma y tranquilidad esta es la playa ideal. Rodeada de rocas y con aguas transparentes, es perfecta para tomarse un baño después de la visita al Faro de Calella o a Las Torretas. Además, cabe destacar que contempla una zona nudista (Cala de Pedro) y también cuenta con una pared de escalada "Boulder".

· Playa Grande: ubicada junto al Paseo Manuel Puigvert, es uno de los centros neurálgicos de la ciudad en cuanto a actividades culturales y lúdicas. Es la playa perfecta para los que buscan actividades y dinamismo. Con una longitud de 1.338 metros, se diferencia por su arena dorada y su oleaje moderado.

· Playa del Garbí: situada delante de la zona hotelera, se llega a través del Paseo con el mismo nombre. Es menos concurrida que la Playa Grande y se expande junto a esta llegando a los 752 metros. Desde 1994 es bandera azul y en 2004 fue galardonada con la "Q" de calidad del ICTE. Si os gustan los deportes náuticos, no te puedes perder las actividades de verano del Water Sports Centre y el Parque flotante Water Games.

Como habéis visto, Calella cuenta con muchos atractivos. Por eso es un destino perfecto para pasar las vacaciones o hacer una escapada de fin de semana. El Hotel Mar Blau se encuentra en la ubicación perfecta para disfrutar de Calella, su entorno y de la típica gastronomía catalana. Así mismo, en temporada alta, el hotel también cuenta con una destacada programación de actividades dirigidas a todos los públicos.